26 feb. 2014

Mirada al espejo

El no podía dejarla, así que se metió en el espejo y cada vez que ella se miraba lo veía ahí en su nube y el odio volvía a invadirla. Aún así no quería que se fuese y cuando llegaba la oscuridad se dirigía al espejo y se daban las buenas noches.

No hay comentarios:

Publicar un comentario