10 feb. 2011

Memoria de un trabajo de linoleo

Este es un trabajo que hice para la clase de grabado. Consistia en hacer un dibujo que tratase de la comida. Para eso estuve dibujando durante una semana lo que comía, ya que mi intención al principio era dibujar eso.

Bocetos de las comidas.


Luego hice varios bocetos cogiendo como referencia trozos de esos dibujos, pero no me convencían. No me apetecía hacer un dibujo donde solo saliera comida, pues en los dibujos que yo suelo hacer siempre salen personas. Por eso pensé en poner hombres, pero era otra vez el mismo tema, hombres en la mesa que van a comer o preparando la comida. Entonces se me ocurrió lo contrario, que en vez de ser ellos los que comiesen fueran ellos los comidos. Asi que hice tres dibujos. El primero era un huevo y una pera sentados, preparados para comerse a dos personas. Luego lo cambie, en vez de un huevo puse un plátano y a un hombre gateando por la mesa.



El segundo era un cazo con dos personas dentro y en el fondo ojos mirando con malicia y bocas riéndose. Y el tercero era una modificación del anterior. Solo puse el cazo con los hombres y una mesa marrón para darle color. Este fue el dibujo definitivo.



Materiales:
Plancha de linóleo 25´2 x 33´2cm. Gubias: en forma de “u”, “v” y una cuchilla. Acetatos. Tintas de colores: amarillo, gris, negro, marrón y rojo. Papeles: Cansón de color piedra y Biblos Guarro de color blanco. Rodillos: uno grande y otro pequeño.



Gubias con formas de “u”, “v” y cuchilla.

 
Preparación:
Copie el dibujo en una hoja de papel de calco para darle la vuelta y dibujarlo en el linóleo del revés, de ese modo las estampas me salieron del derecho. En el tórculo puse una presión del 7´3. Hice un registro con cartón piedra, en el que puse una ventana para meter dentro el linóleo, la hice más grande que el linóleo para cogerlo bien con los dedos, después forre con plástico la parte donde iba a colocar el papel para que no se manchara con el lapicero. La humectación del papel fue de 7 minutos cada uno.

Registro.


Proceso:
Primero dibuje la imagen invertida a lapicero en el linóleo y talle todos los blancos para que no saliesen pintados en el dibujo. Los blancos eran todo el fondo de la parte de arriba, la camiseta y las manos de un hombre, los brazos de otro y algunas rayas en el cazo y en el fuego. Cuando tuve todos los blancos entinte el primer color que era el amarillo del fuego. Puse ese primero porque era el color más claro del dibujo. Para hacerlo mezcle mucho amarillo con un poquito de blanco.



Después de entintar el amarillo lo talle para que no volviese a salir y seguí entintando el siguiente color que era el gris del cazo. Para hacer esta mezcla use negro y blanco. Eché más negro que blanco y quedo un color muy oscuro, así que cogí un papel que tenia por la carpeta y lo estampe sin mojar el papel, solo para ver como quedaba. El resultado fue que salió con poca tinta y el color era muy oscuro. Volví a hacer otra mezcla, esta vez eché más blanco y poco negro y me salió un gris más bonito. Cuando acabe de hacer las estampas buenas con ese color probé a hacer una prueba de artista con otro papel, un Cansón, y tinta roja que ya había en la mesa.

Humectación del papel.


Tallé el cazo y me hice con acetatos dos reservas. Una para el marrón de la mesa y otra para el negro de los personajes, de ese modo podía estampar dos colores a la vez sin tener que estar tallando todo el rato, además así iba más deprisa. Para el marrón use un poco de todos los colores, amarillo, magenta y un poco de azul. También le eché blanco. Quería que me quedara lo más parecido posible al marrón del dibujo y lo conseguí. El negro lo cogí del bote y lo use directamente sin añadir otro color. Cuando entintaba el marrón ponía un acetato en la parte negra y cuando entintaba la parte negra lo ponía en lo que ya había hecho marrón, además para entintar el negro cogí un rodillo más pequeño porque la superficie era más pequeña. Cuando acabe de estampar las de la edición volví a entintar todo y cogí la prueba de artista para volver a estamparla con estos colores.





Solo me quedaba el color rojo, en un principio no lo iba a hacer estampándolo, sino con un papel de ese color pegado, sin embargo al final talle el marrón y el negro e hice una mezcla para estampar el rojo del fuego. Use un bote de color rojo y a ese rojo le puse un poco de amarillo. Luego entinté con un rodillo pequeño.



Como ya tenía toda la plancha tallada, solo me quedaba el fuego, pensé en acabar de tallarla entera y así poder hacer una prueba cancelada. Con la cuchilla hice que las partes que tenía más elevadas se quedaran al mismo nivel que las otras. Cuando la tuve tallada entera cogí el rojo que me sobraba y con un rodillo más grande la entinte toda.



Estampas realizadas:
En total hice cinco estampas para la edición, tres pruebas de artista: una en papel marrón y otra con tinta negra. Y una prueba cancelada.

Prueba de artista acabada.


Estampa de la serie.

8 feb. 2011

Memoria de un grabado no tóxico

Primero se dibuja en un papel el dibujo que quieres hacer. Una vez esta el dibujo hecho se coge una plancha de cobre se le hacen biseles, se pone por la parte de atrás de la plancha cinta adhesiva para que el mordiente no corroa esa parte y se le pone una capa fina de barniz acrílico. Este barniz es una solución de carbonato de sosa con agua. Entonces coges el dibujo y lo dibujas a la inversa con un lapicero sobre la capa de barniz, de forma que el dibujo quede lo más aproximado posible al boceto.
Cuando el dibujo ya está hecho a lapicero se coge una punta de metal y se empieza a rascar el barniz siguiendo las líneas que hemos hecho antes con el lapicero. Solo es necesario quitar el barniz no rayar la plancha porque eso lo hará luego el mordiente. Cuantas más líneas hagas en una zona y más juntas estén más oscuro saldrá por que el mordiente incidirá más en esa zona.
Ya está el dibujo todo rayado por donde queremos. Ahora lo introducimos en un tanque vertical. El tanque vertical tiene más ventajas que uno horizontal por ejemplo: es más adecuado para eliminar la sedimentación de los cristales que genera el cloruro férrico cuando grava el metal porque no se queda en la placa sino que resbala y cae al fondo dejando la placa limpia, además caben más planchas que en uno horizontal. Este tanque tiene que tener una agitación automática para que el mordiente valla por todo el tanque y corroa todas las planchas por igual, además aumentan las posibilidades de la no sedimentación. También tiene que haber un extractor de humos y un ventilador inorgánico.
Utilizaríamos el mordiente de “Edimburgo”, porque es adecuado para el cobre. Este mordiente consiste en una solución de cloruro férrico y ácido cítrico. El ácido mezclado con el cloruro acelera la mordedura. También es bueno porque el grabado se produce con precisión y sin acumulación de sedimentos típicos del cloruro férrico sin  el ácido. La composición de este mordiente es: 4/5 solución de cloruro férrico saturado (40%); más 1/5 solución ácido cítrico, el cual se compone de ¾ de agua de grifo y ¼ de ácido cítrico en polvo.
Si queremos hacer 39 litros de disolución tendríamos hacer la siguiente operación: 39 por 4/5 de la solución de cloruro férrico, que nos da 31´2 litros; restaríamos 39, que es la solución que queremos, menos 31´2, que es la solución de cloruro férrico, eso nos da 7´8; 7´8 por ¼ de ácido cítrico que nos da 1´95 litros de ácido; y 7´8 por ¾ de agua nos da 5´85 litros de agua. Por lo tanto la disolución que tendríamos que hacer seria: 31´2 l. de cloruro férrico, 1´95 l. de ácido cítrico y 5´85 l. de agua. Si quisiéramos pasar esto a porcentajes tendríamos que hacer lo siguiente. Sumar todos los litros: 31´2 l. cloruro férrico, 5´85 l. de agua, 1´95 l. ácido cítrico, lo que da 39 l. de disolución. Para hacer el cloruro haríamos 31´2 por 100 partido por 39, lo que da 80. Para el agua, 5´85 por 100 partido por 39, solución 15. Sumamos 80 más 15 y lo que da, 95, le restamos 100, que da 5, eso es el ácido. Por tanto los porcentajes serian: 80% de cloruro férrico, 15% de agua y 5% de ácido cítrico.
Para manipular este mordiente tendríamos que ponernos mascarilla, guantes y gafas protectoras.
Hay que intentar mantener siempre la misma temperatura porque el mínimo cambio hace que las sustancias se alteren y el grabado varié, lo que nos da resultados diferentes. También es importante controlar el tiempo que tenemos la plancha dentro del mordiente para siempre tenerlo el mismo rato, cuanto más tiempo lo tengamos dentro del tanque más actuara el mordiente lo que hará que la incisión sea más profunda, si lo tenemos menos rato no incidirá tanto y será menos profunda la línea, eso influye a la hora de entintar la plancha.
Cuando sacamos la plancha del tanque hay que lavarla con abundante agua y desoxidarla con una solución de sal y vinagre. Le damos una aplicación de acrílico, y una solución decapante. Luego le quitamos la cinta de la parte de atrás y ya la tenemos lista para entintar.
Para deshacernos del mordiente lo traspasamos del tanque a un bidón de plástico y lo llevamos a una empresa de desechos químicos. También lo podemos echar por el desagüe una vez neutralizado y diluido, para esto es necesario añadir gradualmente carbonato sódico, sabremos que esta neutralizado cuando ya no hace efervescencia. Después lo diluimos con mucha agua y lo desechamos.
Para entintar la plancha utilizamos una tinta soluble al agua. Esta tinta se mezcla con un barniz acrílico y se aplica con rodillo. Luego con una tarlatana retiras la tinta que sobra y limpias los biseles con un trapo.

Plancha de cobre dibujada


  Plancha de cobre limpia y pulida


Antes de que hayamos empezado el proceso de entintado habremos metido el papel que queremos utilizar en agua para que se valla humedeciendo. Hay que humedecerlo para que luego absorba la tinta. Cuando hemos acabado el proceso de entintado sacamos el papel del agua y lo ponemos entre secantes para sacarle el exceso de agua, y mientras se seca medimos la presión del tórculo.
Una vez hecho todos los procesos anteriores se lleva la plancha al tórculo y se coloca sobre las guías que indican si el papel esta recto con respecto a la plancha. Una vez que la plancha esta puesta sobre el tórculo ponemos el papel, luego un pliego de papel de seda y varios secantes y le damos vueltas al tórculo. Sacamos todos los secantes y hojas y ya tenemos la estampa. La ponemos en un secante durante una semana para que el papel absorba bien la tinta.
Ahora solo queda repetir el proceso tantas veces como queramos. Cada vez que tengamos que hacer una estampa la entintaremos y la llevaremos al tórculo. Este material no permite hacer muchas copias porque cada vez que entintamos desgastamos el canal donde se deposita la tinta, es decir, la rebaba que queda se va haciendo más fina y perdemos detalle.





Dibujos hechos con planchas de cobre